La vida en el campo ha cambiado notablemente en pocas décadas y sin duda, donde más se ha notado ese cambio ha sido en el modo de ganarse la vida por parte de sus habitantes. En su tiempo, cada uno se dedicaba a hacer lo que antes vio en su casa mientras crecía y aprendió de sus padres. Se daba por sentado que las cosas debían ser como siempre habían sido y así debían continuar.

 

Sin embargo, en muy pocos años aquellas costumbres y hábitos culturales tan arragaidos tuvieron que dejar paso a otras posibilidades. Aparece un deseo de mejorar, de cambiar y buscar otras cosas. Súbitamente surgen aparatos y técnicas que lo cambian todo y estos aparatos y técnicas evolucionan a su vez a gran velocidad, sucediéndose muchos cambios en poco tiempo, después de casi siglos de inmovilismo...

 

Aquello provocó un éxodo masivo, no había jóvenes que retomaran los trabajos de sus antecesores porque se habían marchado a buscar otra vida. Además, los nuevos modos de trabajar el campo, no necesitaban de familias numerosas como antes, los pueblos de toda España se fueron despoblando.


 

Y así fue, muy brevemente, el modo en el que actividades que antes eran vitales para el sostenimiento de las familias y otras que suponían ingresos extras se fueron perdiendo. También sucedió, que productos antes elaborados artesanalmente en el mismo pueblo y que le hacían autosuficiente en cuanto a necesidades básicas, comenzaron a venir de fuera, más baratos y sin necesidad de trabajar tanto.


 

A través de estas páginas procuraremos hablaros de algunas de esas actividades que a muchos servirá para recordar viejos tiempos y que a otros servirá para conocer un poco cómo vivieron aquellas personas...